Consejos y trucos para saber que debes cambiar tus viejas ventanas

Si algo hemos aprendido en estos últimos tiempos, en los que hemos tenido que permanecer en casa más de lo que estábamos acostumbrados, es que disfrutar del máximo confort, ahorro y seguridad en el hogar no tiene precio.

Cambiar las viejas ventanas de un hogar puede ser una de las decisiones más inteligentes y beneficiosas que podemos tomar. Y es que, desde el primer momento, tras la inversión inicial y las obras de reforma le siguen una serie de ventajas inmediatas, en el corto plazo, con efectos directos sobre el confort, el ahorro y la seguridad de toda la familia.

Pero es precisamente esa inversión inicial la que, en muchas ocasiones, nos frena y nos hace esperar un mejor momento para llevarlo a cabo. Porque, al fin y al cabo, es normal pensar "aún puedo aguantar un poco más".

Sin embargo, posponer una decisión necesaria sólo va a ocasionar que aumenten los problemas inherentes a sistemas obsoletos de ventanas, incapaces de ofrecer el rendimiento que mereces.

Por eso, con esta sencilla guía hoy queremos ofreceros una serie de consejos y trucos para ayudaros a saber que ya ha llegado el momento de tomar la decisión de cambiar tus viejas ventanas.

 

Al tocar el cristal por el interior de la vivienda, está igual de frío o caliente que el vidrio exterior

Uno de los trucos más directos es hacer la prueba de tocar con la mano las dos partes del acristalamiento: la que se encuentra al exterior y la que se halla al interior de la vivienda.

Si el acristalamiento cumple su función, la temperatura interior debe ser mucho más templada que la exterior, por el contrario más propensa al frío y calor excesivos. El objetivo del acristalamiento es aislar térmicamente el interior del hogar, por lo que no debe dejar que las temperaturas del exterior penetren en la vivienda.

Si no hay una gran diferencia de temperatura entre la parte exterior y la interior de un acristalamiento, es momento de cambiar las ventanas.

, Consejos y trucos para saber que debes cambiar tus viejas ventanas

 

Las hojas o los marcos están deteriorados y no permiten un cierre hermético de la ventana

El paso del tiempo tiene su lógico impacto sobre las ventanas y, en ocasiones, puede dar lugar a desperfectos en los marcos o las hojas de la ventana, comprometiendo su correcto cierre de una forma hermética.

Golpes, impactos, deterioro o rotura de los elementos del herraje (bisagras, cerraderos...) son algunos de los daños más habituales. También, en el caso de las viejas ventanas de aluminio, puede ocurrir que los tornillos que mantienen unidos los perfiles en las esquinas se rompan o pierdan y se abra una abertura por la que se cuelan el agua y el aire.

Si tus ventanas tienen alguno de estos desperfectos, no lo dudes: cámbialas.

, Consejos y trucos para saber que debes cambiar tus viejas ventanas

 

Al estar la casa en silencio, se oyen silbidos y soplidos

Otro de los problemas que suelen ir dándose, sobre todo en viejas ventanas con sistemas de herraje muy primitivos y, desde luego, que nada tienen que ver con los modernos herrajes perimetrales, es que mientras estamos en silencio podemos oír cómo el aire se cuela por algún resquicio, ocasionando molestos silbidos y soplidos. Además de la pérdida de temperatura, confort térmico y eficiencia.

Puede ser que una ventana nueva también presente este problema, pero en ese caso el origen no es un daño estructural sino un desajuste en el herraje. Se requerirá que el profesional de la ventana acuda a repasar el sistema y a realizar el ajuste pertinente.

Cuando este problema se localiza en una ventana vieja, las posibilidades de solucionarlo son escasas. Lo más sensato es invertir en una ventana nueva de calidad.

 

Se cuela un ruido excesivo del exterior a través de las ventanas

Uno de los factores que más contribuye a reducir la calidad de vida es la existencia de ruidos. Y es que los ruidos no son sólo fuente de incomodidad, sino también de numerosos problemas de salud.

Por ello, si nuestras ventanas no son capaces de aislarnos de los ruidos del exterior, es una señal inequívoca de que es necesario emplear alguno de los nuevos sistemas de ventanas, preferiblemente de PVC con unos buenos cristales acústicos. La diferencia es abismal. Nuestros clientes pueden dar fe de ello.

, Consejos y trucos para saber que debes cambiar tus viejas ventanas

 

Las facturas de calefacción o refrigeración son excesivas por el gran consumo

Finalmente, hay ocasiones en las que, aparentemente, las ventanas no tienen ningún problema evidente o perceptible a simple vista. Sin embargo, está ocurriendo un problema indirecto. Las facturas de calefacción o refrigeración a pagar cada mes se disparan, debido a que tenemos que mantener cualquiera de estos sistemas encendidos la mayor parte del día. Incluso, en casos graves a pesar de un elevadísimo consumo de calefacción o refrigeración no se consigue alcanzar el nivel de confort y de bienestar mínimo que merecemos, pasando siempre frío o calor en nuestro hogar.

En este caso, no estamos ante un deterioro, sino ante un problema estructural: nuestras ventanas simplemente no están siendo capaces de ofrecer el rendimiento esperado. Por su escaso grosor, por carecer de un sistema para romper el puente térmico, por la escasa calidad del acristalamiento, por el deficiente herraje... Simplemente, estas ventanas ya no sirven.

Es el momento de optar por unas ventanas de alta innovación, unas ventanas de PVC de calidad certificada y contrastada. Unas ventanas como Ecoven plus.

, Consejos y trucos para saber que debes cambiar tus viejas ventanas

 



¿Quieres información personalizada y un presupuesto? ¡Contacta con nosotros!

Si quieres contactar con nosotros y recibir información sobre nuestros productos y cómo se pueden adaptar a lo que tú necesitas, deja tus datos aquí y te respondemos lo antes posible:



Comentarios

No hay comentarios sobre este post. Sé el primero en dejar el tuyo.

Deja un comentario